Actualidad. Así afecta la subida de la inflación a los préstamos para empresas

A lo largo de los últimos doce meses hemos visto un repunte sostenido de la inflación que ha llevado, en el caso de España, a que la tasa de variación anual del IPC se situase en el 8,7% en mayo de 2022. Detrás del alza del IPC está la escalada del precio de la electricidad y la gasolina, que a su vez tiene un impacto directo sobre el precio de bienes de consumo básico, como los alimentos.

El papel de los bancos centrales ante esta situación.

El mandato principal de los bancos centrales consiste en vigilar la estabilidad de los precios, es decir, que la inflación no se descontrole. La principal herramienta que tienen para cumplir este mandato son los tipos de interés: cuando la inflación sube, elevan los tipos para contener la escalada generalizada de los precios y evitar así que el coste de la vida se descontrole y se empobrezca la población, ya sea por un exceso de inflación (hiperinflación) o por una combinación fatal de escalada de precios y contracción del crecimiento (estanflación). Esta es la política que está siguiendo actualmente la Reserva Federal de los Estados Unidos, que recientemente comunicó la mayor subida de tipos en una reunión de los últimos 22 años. Ahora, el Banco Central Europeo (BCE) ha lanzado el mensaje que podría empezar a subir los tipos de interés de la eurozona en los próximos meses.

Los tipos de interés indican cuál es el precio teórico del dinero. Son la referencia para fijar todo tipo de índices y costes financieros, desde la rentabilidad del bono español hasta el euribor o la TAE de un crédito para una Pyme. Por tanto, la subida de los tipos de interés conlleva la subida de los costes de financiación. Tras una década de tipos ultra bajos, ahora los bancos están más que dispuestos a empezar a elevar los costes que trasladan a sus clientes, ya sean empresas o particulares, y así empezar a mejorar sus márgenes de beneficio.

Confirming, alternativa al endurecimiento crediticio.

Ante el encarecimiento de los costes de financiación y el endurecimiento de las condiciones para obtener un préstamo, cada vez más empresas están buscando vías de financiación al margen de la banca para asegurarse el acceso a la liquidez para su operativa. En este contexto, el confirming no bancario se sitúa como una opción atractiva para Pymes y grandes compañías, al proveer liquidez al proveedor sin impacto en el CIRBE de forma segura entre otras ventajas.

Desde Finalbion proveemos este servicio de manera totalmente digital a través de nuestra plataforma tecnológica, con el que hemos proporcionado más de 1.000 millones de euros en financiación a más de cien grupos empresariales en España. Puede conocer más sobre nuestra plataforma a través de nuestra Guía a proveedores.